Vámonos al sur

Vientiane, la capital y la ciudad más grande de Laos, nos sigue ofreciendo calor y templos. Sí hemos visto un par de cosas que me han llamado la atención.

Por un lado Xien Khuan (donde está el parque de los Budas). Especialmente interesante fue la manera de llegar. Fuimos a la estación de autobuses y tomamos un autobús local, desoyendo las indicaciones de un “amable” conductor de tuk-tuk, que nos ofrecía una opción mucho más “recomendable” desde todos los puntos de vista, excepto del económico, desproporcionadamente gravoso respecto al cutrebús local. Una vez el autobús ya superaba al menos en el 100% su capacidad de pasajeros (punto de vista europeo), partimos. El autobús era de puerta automática: Si el bus aceleraba mucho, cosa poco frecuente, la puerta se cerraba. Y si frenaba de golpe, por la inercia, la puerta se abría. Durante el camino nos dimos cuenta de que llegamos al “Puente de la Amistad”, que une Laos y Tailandia. Primer pensamiento: ¡Cagada! Pero preguntamos, y estábamos en el camino correcto. Poco después llegamos al famoso parquecito, pagamos (en ese bus se paga a la llegada) y bajamos.

El parque es una agrupación de estatuas budistas-hinduistas con reminiscencias gaudí-dalinianas. Llamémosle excéntrico, o simplemente raro, raro, raro.

Paseando por el bochornoso Vientiane azuzados por Lorenzo, se nos abrió el cielo al ver un cartel que anunciaba un museo GRATIS y con AIRE ACONDICIONADO. Nada mejor para llenar las horas muertas una vez dejado el hotel. Resultó ser un museo sobre los bombardeos de las tropas estadounidenses sobre Laos durante la guerra de Vietnam, y las consecuencias desde entonces hasta ahora. Nos explicaron la gran cantidad de bombas que quedan por explotar y las amplias zonas del país sin limpiar. También las piernas ortopédicas que se han tenido que fabricar a raíz de las amputaciones que siguen produciéndose. Muy impactante.

Nuestros amigos catalanes siguen apareciendo y desapareciendo como el Guadiana, y los madrileños decidieron pasar de Vientiane a Tailandia. Así que nos quedamos otra vez los 3 solos.

Después de Vientiane, tomamos la decisión de dar el salto a Pakse, recorriendo en bus nocturno los más de 700 km entre las 2 ciudades. Es la primera vez utilizo, y que veo, este tipo de bus: no tiene butacas. Sólo literas. Salvo eso, el resto de detalles del viaje similares a los habituales: música de karaoke a todo volumen mientras nos tienen con la luz apagada, dicen que nos dan cena y nos humillan dándonos una exigua bolsa de infernales aperitivos chinos, se les ocurre hacer una parada a mitad noche y encienden todas las luces… Y llegada a Pakse. Tuk-tuk al centro, desayunamos (al cuarto intento conseguimos que nos pongan leche en el café), y nos ponemos a buscar hotel.

He aprendido, de modo empírico, una avanzada técnica que usan aquí los recepcionistas de hotel, que creo que voy a exportar a Europa. Cuando vemos un hotel que creemos que nos interesa, y vemos los precios, le indicamos al recepcionista si nos puede hacer un descuento. La avanzada técnica del profesional de la recepción consiste en responder con una risa que denota que “le falta un hervor”, pero que rápidamente interpretamos (avispados que somos) como: “¡Aquí no hay descuento que valga!”. Y no eran horas, ni mucho menos audiencia apropiada, para ponerse a elucubrar sobre las bondades de las técnicas de Yield Management, así que ¡a pagar y a la habitación!

bxiquetaposant02

Laura se ha quedado en Pakse, por motivos de salud, y mientras, Patricia y yo hemos ido a ver Bolaven Plateau. Suena a Altiplano Boliviano, pero poco tiene que ver. Hemos visto varias cascadas (yo estoy ya un poco cansado de tantas “guaterfules”), una plantación de té y café, y un par de pueblos “típicos”. Uno sí que parecía un pueblo típico de verdad, pero el otro, parecía más bien un safari fotográfico con humanos. Al primero hemos llegado tras varios kilómetros por una pista de tierra que teñía el arcén de intenso color azafrán. Yo me imagino que quien tenga que hacer la colada y tenderla junto a la carretera, debe sentir una frustrante sensación de perder el tiempo. Curiosidades del primer pueblo: los niños vienen a mendigar bolígrafos a los turistas. Otra curiosidad: cada casa guarda debajo, entre los pilares que la sobreelevan, un ataúd. A los 35 años (yo todavía soy joven para ello), se construyen su propio ataúd: un pueblo previsor.

bxiquets02

Esto lo voy a contar, porque Patricia insiste en ello. Patri, este párrafo va por ti: En el segundo pueblo (el que recordaba más a un zoo humano), hemos conocido al hombre orquesta, que construía diferente instrumentos musicales, de cuerda y percusión, principalmente a base de madera y bambú. La música que perpetraba era tan monótona, que incluso yo me di cuenta. Llamaba más la atención su tocado capilar que recordaba a las bragas de una abuela después de su vida útil, y de su vida inútil. La siguiente parada era en un puesto de artesanía textil, donde una bella hilandera me lanzaba miraditas del estilo “sácame de aquí y llévame a Europa”. Son irreproducibles por escrito las carcajadas de Patricia, en el momento, en el camino de vuelta, y lo que nos quede de viajar juntos.

Si todo va bien, mañana vamos (los 3, sin la hilandera) a Champasak, y al otro a Si Phan Don, a ver las 4000 islas.

Salut.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

3 comentarios to “Vámonos al sur”

  1. noemi Says:

    Hola Dieguete!Aqui de calores nada,ya me veo otras fallas pasadas por agua,pobre Jorge se le va a j ,jorobar el traje…He estado un poco acatarrada y llevaba dias sin sentarme al ordenador asi que Lucia me conto su version de los ultimos dias…ya le dire que te mande un resumen.
    Oye vete corriendo a algun lugar mas fresco,ese calor hace que flojeen tus comentario y hay mucha mas gente de la que te piensas pendiente de tu blog¡ quiero mas!.cuidate mucho,yo seguire promocionandote.
    aprovecho para mandar un saludo a todos los que contribuis a que este blog sea aun mas divertido,gracias amigos de Diego

  2. Karen Says:

    Holaaaaaaaaa. Diego por lo que veo estas muy bien y disfrutandolo muchisimo. Me alegro por ti. tiene mucho merito lo que haces. tendras que escribirte un libro con todas tus vivencias. mucho amino que lo sigas disfrutando como hasta ahora. recuerda que te esperamos de vuelta, !No vaya a ser que te enamores de un lugares que visites y te nos quedes alli¡. cuidate mucho

  3. begoña Says:

    hola diego,

    sigo… y apoyo a los comentarios de tu amiga karen, si a mi me sirve de lectura nocturna, debes lanzarlo al mercado, cuenta que yo no lo compro, pero tendre la primera edición de verdad.

    por cierto el yield managment, eso que es lo que es?? ahora los directores nos bajamos las bragas o los clazoncillos, según apariecia, aunque cada día es más dificil identificarnos ya que yo mismamente, hay días que no se que debo ponerme.

    un besote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: