Llegan los refuerzos de Valencia a Delhi

El desembarco de Paula y Óscar en Delhi se produjo dos días después de que Romain y yo llegáramos, lo cual hizo que nos quedáramos en Delhi algo más de lo recomendable. En Nueva Delhi todos los días llegaba un momento en que necesitábamos huir del mundanal ruido, del ambiente de polución, de la caótica circulación y del acoso de la gente que quiere sacarnos el dinero de una u otra manera. En ese momento subíamos a uno de los restaurantes que hay en los áticos de algun edificio, donde el ambiente es más tranquilo, lo que suponía la huida temporal a un pequeño oasis de paz entre el caos de Main Bazaar.

Qtub Minar

Qtub Minar

Romain y yo visitamos India Gate y Qtub Minar para dejar lo más interesante para cuando llegaran Paula y Óscar: el Fuerte Rojo y la Mezquita de Jama Masjid. Después nos dejamos caer por las callejuelas del viejo Delhi, donde todos los turistas ya habían desaparecido, y nos encontramos con una colorida procesión que debe ser el equivalente a nuestros Moros y Cristianos.

A falta de Moros y Cristianos, nos conformamos con esto.

A falta de Moros y Cristianos, nos conformamos con esto.

Paula y Óscar, además de tener el detalle de venir a verme desde Valencia, tuvieron la delicadeza de traer embutido y chocolate de verdad para compartir conmigo. Dos pequeños placeres que vistos desde mi perspectiva actual son dos manjares inaccesibles, y que por lo tanto llevaba meses sin catar.

En lo que llevo de viaje he tenido que renovar las sandalias y la mochila de mano reventadas por el uso. Estuve a punto de renovar unas zapatillas, pero accedí al acoso de un zapatero de Delhi que muy profesionalmente se percató del lamentable estado de mi calzado y me persiguió por la calle. Después de ponerle un poco de cola, darle algunas puntadas y tener una interesante conversación con el zapatero me encontraba feliz como un niño con zapatos viejos, en lugar de zarrapastrosos.

A la tercera visita a la estación de tren conseguimos comprar los billetes para ir a Haridwar. En la primera visita no conseguimos pisar el edificio de la estación por culpa del acoso de falsos empleados ferroviarios que nos querían llevar a las agencias de sus primos. Tras dar algunos palos de ciego, acabamos comprando los billetes en la oficina que hay sólo para extranjeros, hecha a propósito para evitar todo tipo de acoso.

Haridwar: mujeres con sari.

Haridwar: mujeres con sari.

Haridwar: Otra experiencia religiosa.

Haridwar es una ciudad santa del hinduismo a orillas del mítico río Ganges, al norte de Delhi, en las primeras estribaciones del Himalaya, aunque aún muy lejos de las grandes alturas. En Haridwar el ambiente es bastante más tranquilo que en Delhi. Se ven más vacas por las calles, mucha gente mendigando, santones (alguno metido todo el día en una jaula en plena calle), y sobre todo el Ganges. A todas horas hay gente lavándose y purificando sus pecados en el río, y también lavando la ropa en los ghats. Además dejan en el río ofrendas florales con una llama a merced de la corriente. A esta altura del Ganges, el río trae muchísima corriente y caudal, lo que lo hace bastante peligroso. Hay instaladas estructuras de hierro y cadenas para que la gente se pueda sujetar cuando se baña, y no ser arrastrados por la corriente. Lo más espectacular es el amanecer, y sobre todo el anochecer en Har-ki-Pari, cuando se congrega la mayor multitud de gente para purificarse en el Ganges.

Haridwar: purificando pecados en el Ganges.

Haridwar: purificando pecados en el Ganges.

Haridwar: purificando las manchas de la ropa en el Ganges.

Haridwar: purificando las manchas de la ropa en el Ganges.

Puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que el agua del Ganges, recién abandonadas las montañas esta fría. Simplemente he tocado el agua por curiosidad. No me he bañado, aunque debo decir que tiene aspecto limpio y que no hay cadáveres flotando como en Varanasi (Benarés).

En Haridwar, como ciudad santa del hinduismo que es, no se puede comer carne. ¡Nadie! No se puede encontrar carne ni en tiendas ni en restaurantes. De ello surge una teoría y una demostración:

Teoría: El alcalde se peleó con el carnicero, y le hundió el negocio.

Demostración: Existen perros vegetarianos (No me sorprende por tanto el famélico aspecto de los perros callejeros).

Frente al hotel teníamos el típico templo-despertador, que se hacía notar a las 5.30 de la madrugada a golpe de campanas. Incluso vinieron al hotel a echarnos una bendición (espero que fuera eso), y nos marcaron de rojo el entrecejo.

Haridwar: Pescando flores en el Ganges.

Haridwar: Pescando flores en el Ganges.

Rishikesh

Desde Haridwar fuimos un día a visitar Rishikesh, también a orillas del Ganges. En Rishikesh se puede hacer rafting por el Ganges, lo cual se puede ver como un uso más del polivalente y mítico río, o bien como una ofensa a sus sagradas aguas. En realidad Rishikesh se hizo famoso en su día por la visita de los Beatles al Maharishi hace más de cuarenta años.

En Rishikesh se percibe que es un lugar al que van occidentales a pasar temporadas para hacer cursos de yoga y meditación (entre otras cosas) y en el que hay un porcentaje de “pillaos” superior a la media de la India, que no es poco.

Después hemos viajado de Haridwar a Agra en un tren-cárcel de día en literas durante algo más de diez horas. Pero Agra me lo reservo para el próximo post.

Salut.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

5 comentarios to “Llegan los refuerzos de Valencia a Delhi”

  1. begoña Says:

    hola dieguete !!!!

    pues sabes, en estos momentos de mi vida profesional ya me gustaria formar parte de esos ” pillaos”” al menos por un momento y disfrutar de las vanalidades que nuestro cerebro es capaz de proporcionarnos, sin ver un “puto número ”

    besitos

  2. María José Says:

    Diego:
    queremos fotos de esos sitios tan bonitos y tambien de las sandalias nuevas, la mochila y las zapatillas “arregladas”.

    ¿Has encontrado el boli? Porque si no tienes ¿cómo escribes estas cróncas tan chulas?

    Besos

    Tu mami

  3. amparin Says:

    Dan ganas de cogerse un avión y unirse a tu gran aventura…quién pudiera.
    Yo estoy con tu mami, queremos ver fotos y por cierto porque no pones alguna tuya seguro que tienes una barba muy espesa y unos cuantos kilos menos.
    Cuidate!

  4. la Tia Paqui Says:

    yo también quiero ver tus zapatillas remendas!!!!!!

  5. Camino de los altares del hinduismo, pero de refilon « Desde Oniria Says:

    […] del hinduismo, pero de refilon By didac2009 Tres meses despues, he vuelto al estado de Uttarakhand. Esta vez, directamente a Rishikesh, ciudad a orillas del Ganges, apodada “la capital mundial […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: