India Increíble

El eslogan oficial de Turismo de la India es “Incredible India”. A mí se me ocurren algunos motivos que lo justifican, que quizá no sean los oficiales, pero son los míos, y por tanto, los oficiales del blog.

Conducción en India

La conducción en India es un auténtico caos, superando de modo abrumador a lo visto anteriormente en otros países, incluido Camboya. Ya me habían contado que “en India, los coches circulan por el centro, y cuando se cruzan, a última hora, uno se aparta y milagrosamente no chocan”. Además se circula a bocinazos, haya o no necesidad.
He llegado a un punto en que cuando veo que nuestro bus va adelantando por el carril contrario con un camión echando las largas yendo hacia nosotros, simplemente observo la escena sin inmutarme. Para comprenderlo hay que decir que nuestro conductor iba pitando, y lógicamente, eso tranquiliza bastante.

Detalle de un rickshaw en Delhi. Por favor, conductor, toque el pito.

Detalle de un rickshaw en Delhi. Por favor, conductor, toque el pito.

Contrabando de cerveza

En varios de los hoteles donde nos hemos alojado, el personal nos ofrece cervezas inmediatamente. Da igual que uno esté en el bar o no. A veces la ofrecen en voz bajita por las escaleras, como si ofrecieran drogas. Resulta que el alcohol no está muy bien visto, y su uso no está muy generalizado. Por tanto es caro, y por ello, un producto muy lucrativo. También está prohibido en algunos estados y en ciudades santas, como Haridwar y Pushkar.

Estaciones de autobuses

En muchos casos nos hemos desplazado en autobuses locales en los que no se puede hacer reserva previa. Al llegar a la estación de autobuses siempre hay algún curioso que pregunta dónde vamos, para luego “informarnos” de que no hay autobús para nuestro destino. El mismo “amable caballero” ofrece a continuación llevarnos en su taxi (o en su defecto, en el de su primo) a nuestro destino a un “módico precio”.
Uno continúa hasta llegar al mostrador de información. Este mostrador a veces esta vacío, y a veces no existe, pero siempre está escrito en hindi. La respuesta en el mostrador (rodeado de autobuses por todas partes) es: “No bus”.
Pero sabemos por nuestras guías que de ahí sale el autobús y seguimos preguntando. Normalmente, tras preguntar a entre cinco y diez personas, y enviarnos a entre uno y tres autobuses incorrectos, acabamos en el autobús bueno. He escrito normalmente (no siempre).
Otro truquillo que utilizan es decir que el bus va a tu destino, pero en realidad pasa a varios kilómetros, y abandona al pasaje en una cuneta. Allí, seguro que tienen a un primo suyo dispuesto a atizar un buen sablazo por transportar al incauto turista al verdadero destino.

Agra: Sari naranja.

Agra: Sari naranja.

El ocre esta de moda


Es obvio que India no es una potencia mundial en lo que a higiene se refiere. Para saber esto no hacía falta viajar a India, así que voy a extenderme un poco más en la explicación. Añadido a los endémicos problemas de recogida y tratamiento de residuos, está el problema del polvo en suspensión. Hay muchos lugares sin asfaltar y con mucha tierra. Esto provoca mayor suciedad aún. Al acabar el día, la ropa acaba adoptando una gama de colores ocre-térreos y ganando cierto peso.
Como reputado asesor de moda y partidario de la discreción camaleonica, considero recomendable llevar ropa en esos tonos, para acabar el día manteniendo los colores originales.
En cambio, las mujeres tienen una inusitada capacidad para mantener sus saris con sus brillantes colores impecables. No puede decirse lo mismo del atuendo de algunos hombres.

Delhi: Sari rosa.

Delhi: Sari rosa.

Además de ensuciarse la ropa, también se ensucia uno. El siguiente párrafo no es apto para personas sensibles:
¿Os acordáis de las pelotillas entre los dedos de los pies cuando erais niños? Pues al final del día, acaban saliendo pelotillas de esas de la frente y de detrás de las orejas. Tras un día duro, con muchas horas al aire libre, la ducha se divide en cuatro fases de enjabonado, que se distinguen por el color del agua que se desprende: negra, marrón, amarilla y transparente.
La tierra en suspensión, con la ayuda del calor, provocan mucha sequedad de garganta, boca y nariz. Da la sensación de que se mete el barro dentro de uno. Si a la vuelta me hago un chequeo de pulmones, no sé si debo encargárselo a un médico o a un arqueólogo.

Veo calor, mucho calor

Hasta ahora estamos teniendo temperaturas muy altas y mucho sol. Ya me dijo Paula que estaba más moreno y mas delgado. En realidad creo que estoy simplemente menos blanco. Lo de delgado, no sé: quizá un poco.
Aquí, a diferencia del Sudeste Asiático, pasa como en Madrid, que “la calor es más seca”. A medida que pasan los días, y a medida que nos adentramos en Rajastán, van subiendo las temperaturas. Y parece que aún es peor lo que me espera cuando llegue a Jaisalmer y Bikaner.

En fila india

Cuando uno se pone a la cola para, por ejemplo, sacar unos billetes de tren, se sigue el sistema de la fila india. Se ponen uno junto a otro (no necesariamente uno tras otro), muy pegaditos, sin respetar la invisible burbuja de espacio personal. El concepto de “el primero que llega será el primero en ser atendido”, no existe en India. Eso significa que, si uno quiere llegar a la ventanilla, debe hacer uso de codos y bloqueos, como en baloncesto.
Supone una decepción ver que el concepto de fila india que a uno le enseñaron en el colegio es falso, y con ello se tambalean los cimientos básicos de la educación temprana. Tan decepcionante como pedir los típicos calamares a la romana en Roma.

Cine en Jaipur: Damas y Caballeros.

Cine en Jaipur: Damas y Caballeros.

Si combinamos el desconocimiento del concepto “fila ordenada”, del “espacio personal” y el menosprecio a la mujer tan habitual por estos lares, da como resultado que en algunos sitios existan señalizadas colas separadas para hombres y mujeres.

Salut.

Bundi. Normalmente las vacas van sueltas, pero este debe ser un ejemplar especial.

Bundi. Normalmente las vacas van sueltas, pero este debe ser un ejemplar especial.

Anuncios

Etiquetas: , ,

5 comentarios to “India Increíble”

  1. Pau Says:

    Prometo que he intentado contenerme, pero… me ha sido imposible

    ¿Algún viajero puede decirnos si la frustración de Diego ante las filas de India y los calamares de Roma tiene parangón con la que se padece al pedir ensaladilla en Moscú?

    Ale, ya he descansado.

    Lo siento.

  2. Flor Says:

    Supongo que la misma que se siente si después de pedir la ensaladilla decides subir a una montaña (rusa).
    ¿Alguién da más?
    P.D.: Si, la verdad es que se descansa.

  3. begoña Says:

    ufff,

    un saludito,

  4. María José Says:

    ¡ahí va otra !
    Los chinitos
    de la China
    cuando no saben qué hacer
    tiran piedras
    a lo alto
    y dicen que va a llover.

    ¿ Es eso cierto?
    Si alguien los ha visto que me lo diga
    Tu mami

  5. Choque cultural en India « Desde Oniria Says:

    […] By didac2009 Cercano al fin de mi periplo indio, al igual que hice en articulos anteriores, como “India increíble” o “Penultimas consideraciones indias”, quisiera resaltar algunos detalles sobre el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: