Cita con el Dalai Lama en Dharamsala

McLeod Ganj: cada uno tiene su postura para rezar.

McLeod Ganj: cada uno tiene su postura para rezar.

Una vez consideramos que ya nos habíamos recuperado del desgaste físico y psicológico producido por la travesía por la “altopista” entre Leh y Manali, llegó el momento de afrontar nuevamente la ruta. Me repetía constantemente para mis adentros que ya nada superaría el trayecto anterior, que ya había alcanzado unas cotas de infortunio difíciles de igualar en condiciones normales, anormales o paranormales. Así que compré mi billete de autobús entre Manali y Dharamsala rebosante de coraje y optimismo.

El autocar partía a las 19.30 h. de Manali, y llegaba a McLeod Ganj a las 5:30 de la madrugada siguiente. Sin paradas intermedias y con una persona por asiento. Hasta aquí la teoría.

En la práctica salimos con 20 minutos de retraso. Algo que en India no es sólo aceptable, sino que puede considerarse una bendición. Cuando transitábamos por un tramo otrora asfaltado, el conductor paró el autocar en la inexistente cuneta. Es decir, interrumpiendo parcialmente el tráfico, y generando el clásico “pitote que lo flipas”. Al darle al contacto sonaba a “ahogado” o “sin gasolina”. De la cabina del conductor salió el clásico ingeniero con su omnipotente llave inglesa que todo autocar necesita. No osé intentar saber qué hora era. Tras varios intentos fallidos, ajustes, reajustes y desajustes, el conductor consiguió arrancar el autocar y los aplausos del respetable. Seguí sin preguntarme la hora.

Hicimos varias paradas, de esas que nos dijeron que no íbamos a hacer. En una de ellas, tras mucho discutir, embutieron a 8 enfadados israelíes en la cabina del conductor. Allí era imposible encajar las piernas para poder dormir. Después, una parada para “cenar” al filo de la medianoche. Y se puso a llover. Mucho. El precario aislamiento de los autocares indios permite el paso de agua a su interior. Por alguna rendija en las ventanas, y también en forma de gotera. Paramos en Dharamsala y despues en McLeod Ganj, nuestro destino final.

Mientras buscábamos un lugar donde alojarnos, vi que eran las 5.30 h. Pese a los incidentes del viaje, nimiedades respecto al anterior, habíamos llegado con adelanto. ¡Un acontecimiento histórico! Cuando, por fin, conseguimos encontrar a alguien despierto que nos enseñara una habitación, y allí nos alojamos.
 

En la zona la ciudad mas conocida es Dharamsala, pero si uno sube algo más arriba, llega a McLeod Ganj, un lugar más tranquilo y acogedor. Si uno sube todavía más arriba, llega a Dharamkot. Obvia decir que allí acabe yo, “encalao” en lo más alto.

Mural en McLeod Ganj, a las puertas de la residencia del Dalai Lama.

Mural en McLeod Ganj, a las puertas de la residencia del Dalai Lama.

McLeod Ganj es mundialmente conocido por ser el lugar de residencia del Dalai Lama, y la sede del gobierno tibetano en el exilio. Tanto el budismo como el exilio tibetano, están muy presentes en el lugar. También lo he visto en Nepal y en Ladakh, pero es en McLeod Ganj donde esta influencia es más intensa.
 
Dharamkot es feudo israelí. No sé por qué motivo es la nacionalidad predominante, en algunos casos de modo abrumador. Parece que tras su prolongado servicio militar, con el dinero y las secuelas mentales que éste les proporciona, deciden emprender viaje. A menudo los indios me preguntan si soy israelí, e incluso algunos israelíes me han saludado en hebreo confundiéndome con uno de ellos. No importa, ya que le he encontrado una utilidad al malentendido. Como los israelíes tienen fama de tercos a la hora de negociar, suelen ofrecerles directamente mejores precios de alojamiento.
 
 
Y ya está aquí el monzón. Todavía no ha llegado a todos los lugares de India, lo que supone motivo de queja para los agricultores punjabíes, por ejemplo, pero sí a Dharamsala.
 
Salut.

En este pais, tampoco sabe llover.

En este país, tampoco sabe llover.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

3 comentarios to “Cita con el Dalai Lama en Dharamsala”

  1. juanjo Says:

    No voy a perder la oportunidad que brindas con tu comentario, ¡te han confundido con un israeli y lo utilizas para obtener mejores precios en el sector de la hostelería hindú ¡, tu raterismo llega a cotas inalcanzables. Ya te estoy viendo negociando con tus trencitas de ortodoxo, con tu sombrero cordobés negro calado en tu cabecita, y después de haber hecho el curso de “LA TORAH (creo que se escribe así)en diez minutos”, consiguiendo un valisoso descuento de 2 euros. Eres genial.
    La siguiente pregunta que quiero hacerte es ¿llevas paramonzones?

    Recuerdos de todos.

  2. Pau Says:

    Juanjo:

    Creo que tod@s somos conscientes de que las trencitas no le saldrán a Diego de la coronilla…

    Diego:

    No abuses mucho del malentendido, que con los israelíes sabes que hay una prueba del algodón que no falla… y no te quiero ver en ese remanso de paz que es la capital del budismo haciendo una carrera de pingüinos perseguido por el hostelero de turno que quiso comprobar tu grado de implicación levítica…

  3. FLOR Says:

    Pau, y tu te llamas amigo… como te atreves a darle a Diego esas ideas, conociendo las condiciones sanitarias que existen en aquellos lares y sabiendo como es Diego y lo que es capaz de hacer por conseguir un descuento, eso no se hace hombre. Ya me lo veo circuncidandose en cualquier esquina.
    Me viene a la mente un video de youtube (¿se escribe así?) en el que se veia una “clinica dental” en la India, en plena calle, y me dan escalofrios.
    Diego, no lo hagas aunque el descuento sea del 2%.
    Hablando del tema, ¿Quién es capaz de ver el anuncio de Fanta de “vivo de promociones” y no acordarse de Diego?
    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: