La cara tétrica de Tana Toraja

A las puertas de la cueva de Londa.

A las puertas de la cueva de Londa.

Comparativamente con lo vivido anteriormente en Sulawesi, Rantepao es un lugar más desarrollado, especialmente desde el punto de vista turístico. Es el punto ideal de partida para visitar Tana Toraja (o País Toraja). Tana Toraja es conocido por la curiosa arquitectura de sus casas y por sus complejos ritos funerarios. Ya en el valle de Mamasa, y en el camino hacia Rantepao se ven algunas edificaciones típicas.

Lo más característico de la arquitectura toraja son los puntiagudos tejados de silueta nada funcional. Su forma recuerda a la proa de un barco (hay quien atribuye a los toraja un remoto origen marinero), o bien a unos cuernos de búfalo, animal muy presente en la vida toraja. Al igual que sucede en algunos lugares de Flores, las casas exhiben numerosas cornamentas de búfalo en su exterior para orgullo de sus propietarios, y en algunos casos también mandíbulas de cerdo.

En Tana Toraja la religión mayoritaria es el cristianismo, tanto católico como protestante, lo cual me permitió comer un exquisito bistec de búfalo a plena luz del día sin recibir miradas de reprobación.

Bufalo albino en el mercado de Rantepao.

Búfalo albino en el mercado de Rantepao.

Asi se carga un cerdo vivo que no deja de gruñir como un idem.

Así se carga un cerdo vivo que no deja de gruñir como un ídem.

Lo realmente turístico es asistir a los funerales. Me junté con cuatro extranjeros más que conocí en el hotel, y nos dispusimos a ir a uno. En primer lugar visitamos el mercado de ganado en el que se venden los búfalos y cerdos que se sacrificarán en el funeral. Es una explanada en la que se exhiben los búfalos a la venta. Los búfalos albinos, de piel parcialmente blanca, hocico sonrosado y ojos azules, pueden alcanzar cotizaciones estratosféricas de cinco mil o seis mil euros, llegando en algunos casos a superar los diez mil. Junto a la explanada de los búfalos, está la parte del mercado donde se venden los cerdos. El ganado porcino se vende también vivo y preparado para llevar, en una curiosa estructura de bambú que permite ser cargada a hombros por dos o cuatro personas, según la dimensión del animal. Además de la manera en que se exponen los cerdos inmovilizados, también impresionan los incesantes gruñidos que inundan el ambiente.

Baile ritual alrededor del descuartizamiento de bufalos.

Baile ritual alrededor del descuartizamiento de búfalos.

Después nos fuimos de funeral. Los funerales pueden durar hasta cuatro días y no se celebran inmediatamente después del fallecimiento, sino cuando las familias reúnen el suficiente dinero para pagarlo, lo que puede suceder uno o dos años más tarde (a veces más). En el funeral al que fui estaban en el segundo día, en el que se recibe a todos los familiares que han venido especialmente para la celebración. Llegábamos al pueblo andando entre una retahíla de gente cargando cerdos. Una vez allí, nos encontramos con algunos turistas. Había un grupo de hombres en corro emitiendo unos guturales y monótonos cánticos, con las manos entrelazadas, rodeando a otros que descuartizaban un par de búfalos. Estuvimos en el edificio temporal, construido expresamente para el funeral, con algunos familiares, tomando té con pastas, como si fuéramos la reina de Inglaterra. Después de ver el desfile de familiares encabezado por mujeres ataviadas con vestidos tradicionales llegando al banquete, llegó un grupo grande de turistas y nos marchamos.

Mujer toraja ataviada con vestido tradicional.

Mujer toraja ataviada con vestido tradicional.

Otro lugar relacionado también con los complejos ritos funerarios es la cueva de Londa y otros lugares similares en la región. A la entrada de la cueva se ven numerosos ataúdes y calaveras colgados y encalados en lugares imposibles. El acceso a la cueva está presidido por un grupo de tau-tau en alto, que parece que contemplen la escena desde un palco preferente. Los tau-tau son figuras de madera que representan a los fallecidos. Dentro de la cueva se almacenan los cadáveres pertenecientes al mismo clan.

Palco VIP de tau-taus a la entrada de la cueva de Londa.

Palco VIP de tau-taus a la entrada de la cueva de Londa.

Se llevan acumulando cadáveres tanto tiempo (en algunos casos se estima que más de siete siglos), que hay ataúdes putrefactos y una cantidad ingente de calaveras, dispuestas especialmente para ser contempladas. Un lugar de lo más tétrico, y que si no estuviese tan revestido de cultura y tradición, sería el escenario perfecto para una película de terror de esas en que los adolescentes van siendo asesinados uno a uno a medida que se separan del grupo.

Con unos amigos en la cueva de Londa (yo soy el gordo).

Con unos amigos en la cueva de Londa (yo soy el gordo).

He tratado de encontrar un trekking por los alrededores de Rantepao de dos o tres días de duración, pero al estar solo me piden unas cantidades exorbitantes que no estoy dispuesto a pagar, así que me toca buscar más gente para tratar de reducir el precio.

Mientras, espero a que el problema se solucione solo, por el clásico sistema del paso del tiempo. Aprovecho para ir un día hasta Lemo, donde también se pueden ver muchos tau-tau en pequeños orificios excavados en la roca del acantilado. Cada hendidura en la roca, como si fueran hornacinas, acumula varias figuras apelotonadas creando un conjunto que recuerda los balcones de la pamplonica calle Estafeta en la segunda semana de julio.

Andando por Rantepao, una chica (adolescente intuí) se puso a hablar conmigo, con la excusa de practicar inglés. Tras un rato hablando, al ver que íbamos en la misma dirección, seguimos charlando. Las preguntas clásicas del nivel basico: “¿Cómo te llamas?” “¿De dónde eres?” También del nivel medio: “¿Cuántos días llevas en Rantepao?” “¿Tienes hermanos?” “¿Cuál es tu religión?” En este caso mentí con un piadoso: “la misma que tú” (por si acaso). Ella resultó ser protestante, así que no iba tan desencaminado, teniendo en cuenta lo bien que se me da quejarme y protestar. Me intenté despedir de la muchacha en la puerta de su casa,pero ella y su hermanita quisieron acompañarme hasta el hotel. En la puerta del hotel, tras intentar despedirme de ella de nuevo, me pidió mi teléfono. Se lo di con la esperanza de que lo almacenara en su agenda para presumir en el colegio de tener el teléfono de un míster, pero que nunca lo utilizara. Esa misma noche ya tenía un mensaje de texto del tipo: “¿Cómo estás míster? ¿Qué haces ahora?” A la mañana siguiente otro tipo: ¿Cómo estás hoy? Que el Señor esté contigo en todo lo que hagas”.

Salut.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

3 comentarios to “La cara tétrica de Tana Toraja”

  1. FLOR Says:

    Por fin, ya estabamos un poco preocupadillos después de tantos días sin saber de ti, nos hubiera tranquilizado saber que estabas “entre los muertos”, la Asociación de Madres Sufridoras te riñe desde aquí, no lo vuelvas a hacer o iremos ahí y te traeremos de la oreja.
    Por cierto, lo de que tu eres el gordo no es muy apropiado, mejor decir que eres el sonrosado, porque gordo lo que se dice gordo…(AMS:¡Andreita comete el pollo!)
    Aquí estamos estupendamente, mojados por la gota fría, que este año te estás perdiendo, yo no se si los monzones o lo que hay por ahí son iguales, pero te aseguro que esta noche ha sido espectacular.
    Besos.
    P.D. Muchas gracias por la foto del descuartizamiento, después de desayunar es lo mejor.

  2. Dr. J Says:

    Hola!
    Me alegra volver a tener noticias tuyas. Bueno y no solo tuyas, pues resulta que en unas de las fotos que has colgado aparece mi amigo y compañero “Cletus” (en honor a un personaje de la serie de los Simpson), del módulo de radiodiagnóstico que hice. Exáctamente es el del agujero en la sien. Lo he reconocido por la dentadura, ya la tenía mal y por lo que veo, ahora, la tiene peor. Dale recuerdos, pues con él aprendimos mucha anatomía y nos hicimos fotos graciosísimas con gorritos de navidad y bebiendo pepsi (bebida oficial del instituto). Que recuerdos…

    Bueno, “ves en cuidao” y trátame bien a las mozas locales, no es cuestión de que el pelo liso, típico de la raza asiática, mute a la variante “Afro”.

    recuerdos

  3. Sofia Says:

    Que crueles ya le llegará la hora a ellos también…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: